Johanna Sánchez: una emprendedora colombiana de gran éxito internacional

Ana Barbero Emprendedores

11 minutos de lectura comentario

El comercio electrónico es esa ventana a través de la que muchas personas se inician en el emprendimiento. Y es que detrás de una tienda online se puede encontrar cualquier tipo de persona; puede ser joven o mayor, hombre o mujer, o de cualquier parte del mundo y con su propia historia de persona de persona emprendedora.

Lo importante es la forma que tiene el vendedor de comunicar y transmitir su mensaje, su historia. De hacerles sentir la confianza suficiente para que acaben comprando un determinado producto. 

Una de esas vendedoras es la e-commerce colombiana Johanna Sánchez. Una mujer que comenzó en el mundo del comercio electrónico y que ahora tiene uno de los mejores negocios en Colombia, una tienda de éxito de lámparas de sal del Himalaya y otro e-commerce en camino. 

¡Conozcamos más sobre su historia!

Descubre miles de productos para vender online. Sin compromisos; no se requiere tarjeta de crédito.

Regístrate en Oberlo ya. Es gratis.

Emprendimiento colombiano: toda historia tiene su comienzo

Johanna comenzó en el mundo del e-commerce gracias a un amigo, quien le ofreció su primer trabajo subiendo productos a la página que había creado en eBay. 

Poco a poco fue adquiriendo conocimientos de cómo vender a través de las plataformas en línea. Sin embargo, llegó un momento en el que este negocio no se pudo mantener y tuvieron que dejarlo apartado.

A pesar de ello, Johanna no quería terminar con este método de venta que había descubierto y le propuso a su compañero de trabajo comenzar con el comercio en Colombia importando productos de Estados Unidos a Colombia para después revenderlos.

“En 2008 comenzamos con nuestro emprendimiento colombiano. Traíamos camisetas a Colombia. Era algo muy cercano. Mientras yo me centraba más en el proceso online, la venta la hacían de forma directa mis familiares”. 

Aunque con este negocio estaba obteniendo buenos resultados, lo que Johana realmente buscaba era emprender un negocio rentable y completamente online, donde no hubiese contacto directo con el cliente. Donde todo se gestionase a través del ordenador. 

“En Norte América comencé a hacer contactos para comprar y vender mercancía. Encontré donde adquirir productos que luego vendía en el Flea Market que había semanalmente. Estuve un tiempo en ese mercado, pero ir todas las semanas a poner un puesto físico no era lo que quería para mí. Así que también lo dejé”.

Mientras encontraba su hueco en el ecommerce, llegó a probar hasta la venta de videojuegos, otra forma de ganar dinero desde casa que tampoco cuajó.

Un paso más cerca del comercio online

Cansada de acudir cada semana a vender su mercancía, comenzó a pensar en ideas de negocios para ganar dinero y dio con la venta de productos a través de aplicaciones. Su trabajo consistía en sacar una foto al producto que quería poner a la venta y los compradores interesados se ponían en contacto con ella para comprarlo personalmente. 

Estaba un paso más cerca del negocio exitoso en Colombia que quería realizar, pero este método nuevamente no era lo que estaba buscando, pues encontrarse con el cliente suponía una tarea tediosa.

“Llegó un punto en el que decidí volver a los orígenes. Abrí mi cuenta en eBay mirando tutoriales de YouTube para aprender, pues yo solo conocía la parte que mi amigo me había enseñado”.

Poco a poco fue descubriendo cómo se gestionaban los pedidos, los envíos, las devoluciones, las pasarelas de pago, etc. En general, todo lo relacionado con la venta de productos online que hasta el momento no había conocido. 

Comercio electrónico Colombia: El cambio a vender en Amazon

“Recuerdo que en 2015 mis mentores de YouTube comenzaron a hablar de Amazon como una plataforma en la que podrías vender tus propios productos. Para mí fue algo increíble. Yo solamente conocía la opción de comprar en la plataforma, por lo que vender fue algo novedoso para mí”.

Vio una nueva ventana en la que abrirse hueco. Miró los requisitos requeridos para poder vender sus productos y se dio cuenta de que los cumplía. Así que, sin dudarlo, ideó un plan de negocio y comenzó a vender en Amazon.

“En 2016 envié unos cargadores para impresoras láser. Me fue muy bien. Creo que fui uno de los primeros casos empresariales colombianos que vendió, y que continúa vendiendo, en Amazon. Luego, poco a poco me fui profesionalizando hasta que descubrí Shopify”.

Su tienda en Shopify

Ya había tenido contacto con otras plataformas de venta, donde le requerían una constante actualización de la tienda, una tarea muy monótona y costosa de hacer. 

Shopify me resultó muy simple. Tenía unos modelos de plantilla para crear tu propia tienda a tu gusto. Además, tenía muchas funciones gratuitas y sencillas de utilizar. Era perfecto para una persona como yo, que se estaba iniciando en crear su propia tienda”. 

La facilidad que le aportaba Shopify le gustó mucho. Pero, también buscaba ofrecer la mejor experiencia posible a sus futuros compradores. Función que también la encontró en la plataforma.

“Yo buscaba y continúo buscando que mis clientes reciban el mejor servicio posible cuando entran en mi tienda. Quiero que se sientan a gusto. Shopify me ofrece una selección de todas las aplicaciones básicas que necesitó y que, además, me garantizan esa satisfacción del cliente que estaba y sigo buscando”.

Otras de las ventajas que encontró, fueron tanto las pasarelas de pago como los métodos de envío que Shopify pone a disposición de sus usuarios. 

“La verdad que todo es muy sencillo con Shopify. Además, te ofrece información muy completa sobre las diferentes ciudades de Colombia y donde son más caros los gastos de envío. Además, te suma el costo automáticamente para poner el precio final”.

Emprender en Colombia con una tienda de lámparas de sal del Himalaya

La decisión de vender lámparas de sal del Himalaya, un producto tan específico, tiene su por qué. Johanna realizó un estudio básico de mercado, en el que observó varias tendencias de productos que, sin embargo, no se estaban cubriendo. 

Entre sus opciones se encontraba la venta de productos organizadores del hogar, productos de protección de bebés y las lámparas de sal del Himalaya.

Antes de decantarse por un tipo de producto u otro para comenzar su tienda, pidió muestras para comprobar la calidad de cada uno de ellos.

“Recuerdo que tuve que pensarlo mucho, pero finalmente tras probar las diferentes muestras, durante una semana o dos, para comprobar que funcionaba correctamente me decanté por las lámparas de sal del Himalaya, ya que era un producto con el que sentía más compatibilidad”.

Su toque diferenciador frente a otras empresas colombianas exitosas

Al realizar su estudio de mercado, Johanna se dio cuenta de que contaba con competidores que le llevaban años de ventaja en la venta online de lámparas de sal. Sin embargo, tras investigar se dio con la clave para diferenciarse de ellos. 

“Tenía claro que no iba a competir en precios porque yo tenía que cubrir unos gastos, pero sí que me di cuenta de que el resto de tiendas que vendían estas lámparas no tenían una presencia real en sus redes sociales. Para mí, esto es clave para diferenciarte de otras empresas colombianas exitosas porque en el mundo digital todo es muy visual”.

De esta forma, comenzó a crear una comunidad en torno a su tienda y su producto. Lo que buscaba era, tanto que los clientes estuvieran satisfechos con la compra, como que al adquirir uno de sus productos se sintieran parte de un colectivo que tenía los mismos intereses y gustos. 

“Yo confiaba en mi estrategia para conseguir ventas. Tenía todo organizado y estaba segura de lo que iba a hacer. Además, con las compras me iban poniendo comentarios en la página de la tienda, lo cual me benefició porque fueron muy buenos y eso incentivó que otros compradores se animasen a comprar”.

“Tener presencia real en tu página web es clave para vender”

También, reforzó su marca a través de las redes sociales donde aún publica periódicamente y conecta con sus seguidores. 

“Lo que consigo con mi comunidad es dar respuesta a todas las preguntas que me hacen los clientes. Y sobre todo, hacer que el cliente se sienta seguro y confié en mí y en mi producto. Esto, aunque es algo difícil de conseguir, sí que merece la pena”.

La estrategia de marketing que utiliza uno de los negocios exitosos en Colombia

El marketing es fundamental en el e-commerce. Es uno de los pasos esenciales para conseguir que el embudo de ventas funcione correctamente. Es la forma de hacer llegar los productos de una tienda a los potenciales clientes. 

El mensaje que se quiere transmitir puede ser muy variado y Johanna decidió que su comercio electrónico en Colombia iba a centrarse en el bienestar personal, en la meditación, la gente que hace yoga, que es vegana, que realiza rituales de sanación, etc. 

“Sabiendo el nicho de mercado al que me iba a dirigir, tenía que determinar cuál iba a ser su cliente ideal para concretar el mensaje que iba a mandarle. Ahí me fijé, sobre todo, en quiénes eran las personas que me seguían en redes sociales. Yo creo que 100 seguidores o más es una buena cifra para comenzar a estudiarlos y obtener información más concreta”.

Una vez que había creado a su avatar perfecto, comenzaba el marketing en las diferentes redes sociales, sobre todo en Facebook Ads o en Instagram Ads.

“Me guío mucho por mi intuición a la hora de lanzar publicidad. Hay veces que funciona y otras que no resultan como esperaba, pero todo es probar e ir conociendo a tu público y qué es lo que tiene mejor acogida y qué es lo que realmente conecta con la gente”.

Aunque también, otra estrategia que utiliza es compartir en las historias de Instagram de su tienda aquellas publicaciones que los clientes compartían relatando su experiencia personal. 

Y, además, también utilizaba una red social muy usada en Colombia para comunicarse con las empresas: el WhatsApp. Y a través de él podía, y puede, contestar preguntas que le hacen sus clientes y generar la confianza que la población colombiana reclama.

Su canal de YouTube

Y como es habitual en el mundo, su presencia online se ha expandido también a otros canales audiovisuales.

“Mi motivación para compartir videos de YouTube fue desmentir comentarios que otros youtubers compartían en sus canales. Yo lo que quería era que la gente supiera la verdad. Que crear un negocio online cuesta; que no es tan sencillo como se cuenta”.

Sus grupos de Facebook

Tras su gran éxito en YouTube, decidió crear un grupo de Facebook que actualmente cuenta con 36.000 seguidores.

“Creé el grupo porque la gente me lo pedía. De esta forma la interacción era más rápida y directa. Ahí es donde comparto contenido de interés para mi audiencia sobre ejemplos de emprendimiento en Colombia, casos de emprendimiento…. aunque en el grupo hay gente de todo el mundo”.

Además, y gracias a la buena acogida que tuvo este primer grupo, creó otro, Construyendo Mi Tienda Online, para resolver esas dudas que puedan surgir a la hora de crear un e-commerce desde 0.

Mujer e-commerce colombiana

Cuando empezó  con el canal de YouTube nunca imaginó que iba a tener tanto éxito. Y es que, aunque el comercio online es un mundo en el que cualquier persona tiene cabida, Johanna ha sentido durante toda su historia de persona emprendedora cómo ciertas dificultades se interponían en su camino al éxito por el simple hecho de ser mujer.

“Yo soy una de esas jóvenes emprendedores colombianos que lleva años dedicándome al comercio electrónico pero, aún así, todavía noto que, cuando hablo en las redes sociales, todavía hay gente que no acepta que sea una mujer quien les está aconsejando. Lo que siento es que todavía el e-commerce se asocia más a los hombres”.

Y esto lo ha visto también en conferencias a las que ha sido invitada para hablar sobre su emprendimiento y su ejemplo a seguir como mujer emprendedora en el comercio online. 

“Me invitaron a participar en las conferencias de Global Sources y yo era la única mujer de habla hispana. Lo mismo ocurría en las charlas en portugués donde solo había una mujer entre todos los ponentes”.

A pesar de ello, sí que se ha notado que con el paso de los años son más las mujeres que se animan a probar el comercio online y derribar las barreras a pesar de las críticas que puedan recibir. 

“Ha habido ocasiones que por las redes sociales me han criticado algo que he hecho. Y que al hacer un hombre empresario colombiano exactamente lo mismo no ha recibido ningún tipo de crítica. Pero, por otro lado, también tiene su parte positiva donde muchos te ven ese instinto maternal que tienes y la confianza que les generas es mucho mayor a la que puede darles un competidor varón”.

Quizá, esta estrategia, de la que ha sabido sacar su mayo provecho, ha provocado que su e-commerce sea uno de los casos de emprendimiento en Colombia de mayor éxito y con mejores ventas incluso durante la pandemia.

El aumento de ventas de e-commerce en Colombia durante la pandemia

Una de las cosas que más sorprendió a esta joven emprendedora fue el aumento de ventas que tuvo durante los meses de confinamiento provocada por la crisis sanitaria. 

“La sociedad estaba en un momento de estrés, por lo que la gente buscaba la paz dentro de sus hogares, algo que yo ofrecía con mi producto de lámparas de sal. Lo que hice fue potenciarlo en la publicidad y mejorar la página de Shopify. El resultado fue que el stock que tenía para 3 meses lo vendí en dos semanas”.

Al ofrecer lo que los clientes justamente estaban buscando, las ventas en su tienda se dispararon muy por encima de sus previsiones.

“Tuve que reaccionar rápido y mandar mensajes a todos los compradores informándoles de que su producto iba a tardar en llegar a sus hogares. Al final mi producto es muy concreto, se hace a mano y se tiene que importar desde Asia, por lo que disponer de la mercancía al momento no era sencillo”.

Además, el retraso en los envíos se incrementó debido a que el virus había paralizado el comercio internacional desde noviembre. Un cúmulo de contras que Johanna supo solventar.

Qué espera del futuro

Mirando toda su trayectoria profesional y todas las dificultades a las que ha tenido que hacer frente en los últimos años, Johanna está satisfecha con todo lo que ha conseguido, con sus aciertos y sus errores, pero que le han hecho llegar donde está ahora. 

En sus planes de futuro está la apertura de otra tienda online también dedicada a la cultura del bienestar y la paz mental, pues es un sector del mercado con el que se siente identificada y a gusto trabajando en él. 

“Además de esta nueva tienda, también estoy empezando a dar forma a un libro en el que compartir mis conocimientos sobre cómo emprender. De esta forma, continuaré ayudando a todos los que sientan el impulso de iniciar un proyecto personal en el comercio digital y a que haya nuevas historias de emprendedores colombianos”.

Estos planes no terminan aquí, porque esta joven también tiene entre manos otros futuros proyectos que todavía está preparando, pero que habrá que esperar todavía para conocerlos

Unos grandes planes de futuro para una gran ec-ommerce colombiana.

 

¿Quieres saber más?

 

 

 

Ana Barbero
Ana Barbero